Presentación

foto01

foto02

foto03

foto04

foto5

foto6

Desafío

La formación de cuadros de administración y gestión de gobierno y la construcción de programas de gobierno sustentables constituyen una de las cuestiones problemáticas clave en la agenda de cualquier Estado Moderno. Diversos modelos fueron y son utilizados en los países para lograr este objetivo. Fundaciones asociadas a partidos políticos, Institutos Públicos de Formación, Instituciones o Universidades Privadas y Públicas, son algunos de los instrumentos utilizados para la formación de los dirigentes y la elaboración de programas de gobierno.

En América Latina, la preocupación por esta materia despertó hacia principios de la década del ’90 con la implementación de los procesos de reforma del Estado en los países de la región. Durante el Simposio Iberoamericano sobre "Nuevos roles y funciones de los Institutos y Escuelas Nacionales de Administración Pública", organizado por el CLAD (Consejo Latinoamericano de Administración para el Desarrollo) y la AECI (Agencia Española de Cooperación Internacional) en septiembre de 1992, se propuso el trabajo sobre dos "áreas-problema". Una de ellas fue "la limitada influencia que los institutos y escuelas de administración han tenido en la capacitación del liderazgo político de sus respectivos países y, como consecuencia, el restringido peso de las mismas en la conducción de los destinos del Estado y la sociedad con una mentalidad de innovación y cambio".

Origen

Esta limitada influencia obligó a replantear el rol de las organizaciones dedicadas a la formación de los cuadros de gestión y administración de gobierno en nuestras sociedades: "los institutos y escuelas de administración pública deben discutir y revisar su misión institucional, adecuándola a las nuevas condiciones de la gestión pública y, sobre todo, propiciando la formación de los liderazgos políticos, administrativos y sociales que exige la modernización del Estado" (...) "Las instituciones de formación deben abrir espacios para la formación administrativa y apoyo técnico a las organizaciones de la sociedad civil, como partidos políticos, asociaciones comunitarias, medios de difusión y otros órganos formadores de opinión".

Uno de los principales componentes de esta cuestión lo constituye el problema de liderar equipos de trabajo, de gestionar procesos operativos y de administrar recursos financieros en todos sus aspectos. Quizás la manifestación más evidente de estas situaciones, en el ámbito de los Estados resulte la dicotomía y la separación entre la dirigencia política y la administración. Este fenómeno genera y explica la existencia de una innumerable cadena de problemas: discontinuidad de las gestiones y objetivos de largo plazo, la definición espasmódica de metas y estrategias, la toma de decisiones aislada de proyectos centrales de gestión, así como la vulnerabilidad y permeabilidad en los procesos de toma de decisiones por influencia de los grupos de interés, entre otros.

Modelo clásico

En nuestro país, las Universidades públicas y privadas fueron tradicionalmente las instituciones encargadas de la formación de los cuadros de gobierno. En 1983, por Ley Nacional, se crea el Instituto Nacional de la Administración Pública (INAP), con el objetivo de formar los cuadros de la administración pública.

Sin embargo, profundos cambios de la sociedad y del Estado, así como las transformaciones que han sufrido las relaciones entre ellos y el deterioro de los mecanismos de intermediación y de la legitimidad de la representación política, han puesto en crisis las formas tradicionales de formación de cuadros políticos de gobierno. Numerosos intentos han surgido en los últimos años, tanto desde la esfera privada (los más) como de la pública (los menos), siempre desde la lógica del reconocimiento de la necesidad de pasar de un modelo burocrático a un modelo profesional de gestión.

Crisis del modelo

Sin embargo estos esfuerzos no se ven reflejados en cambios en los procesos de toma de decisión que acompañen las necesarias acciones de reforma y modernización del Estado en las estructuras públicas. Esto se manifiesta en que el aprendizaje de los funcionarios comienza recién cuando asumen una responsabilidad pública y la improvisación de políticas se transforma en un riesgo para la gobernabilidad y se traduce en los siguientes problemas:

  • El desconocimiento de la aplicación de herramientas o técnicas para la gestión.
  • La dificultad para acumular experiencia histórica a lo largo de las diversas gestiones.
  • Las pocas posibilidades para intercambiar experiencias con funcionarios de otros países.
  • La inexistencia de espacios para reflexionar sobre la calidad de la gestión.
  • La inexperiencia en manejo de situaciones de crisis.
  • La incapacidad para construir consensos, equipos de trabajo y planes estratégicos.
  • La improvisación en programas de gobierno Todo ello representa un obstáculo insalvable para construir la calidad y la base institucional necesarias para el despegue definitivo de la Argentina.

Objeto

Por ello la propuesta del Instituto de Políticas Públicas y Formación Dr. Guillermo Maci es orientar su acción en la formación, investigación de programas de gobierno y la construcción de espacios para la difusión de las mejores herramientas para los líderes puestos en gestión de Gobierno, así como la formación continua de la dirigencia y el funcionariado. A la vez es estratégico que los partidos cuenten con programas de gobierno lo suficientemente estudiados y factibles de ser llevados a cabo en la gestión.

Objetivos generales

  • Construir y actualizar el programa de gobierno.
  • Formar dirigentes para el liderazgo y la gestión de gobierno.
  • Indagar respecto de los procesos de la gestión de gobierno.
  • Promover la continuidad de los modelos de racionalidad política a lo largo de distintos gobiernos.
  • Promover una actitud creativa y crítica alrededor de las cuestiones vinculadas con el diseño y la implementación de políticas.
  • Construir herramientas para la gestión.
  • Mejorar la calidad de la gestión del Estado.
  • Brindar un servicio de calidad y eficiencia interpretando las necesidades ciudadanas.
  • Debatir en espacios plurales, ideológica y teóricamente, con clara percepción de las cuestiones fundamentales del Estado.
  • Diseñar la agenda política de los desafíos de la sociedad.
  • Garantizar a los futuros gobiernos democráticos un conjunto de cuadros políticos entrenados en las cuestiones del Estado.

Bases de la creación Instituto de Políticas Públicas y Formación

Construir equipos de trabajo para la elaboración del programa de gobierno y una propuesta educativa para la formación de dirigentes políticos, administradores de la cosa pública a nivel Nacional, Provincial y Municipal que puedan dar respuesta a lo que la sociedad demanda en materia de conducción del Estado, implica responder a una serie de desafíos e interrogantes propios de una actividad de tanta peculiaridad como es la decisión política. Estos son:

  • Un buen gobernante se prepara a lo largo de toda su vida para gobernar. Por eso debemos enseñarle a gestionar y legislar.
  • Un buen gobernante se prepara toda su vida para defender sus ideas y lograr consenso alrededor de ellas. Por eso debemos enseñarle a argumentar y debatir.
  • Un buen gobernante se prepara toda su vida para conducir equipos de personas en la búsqueda de un objetivo común. Por eso debemos enseñarle a liderar.
  • Un buen gobernante se prepara toda su vida para acceder a lugares estratégicos de decisión. Por eso debemos enseñarle a construir las herramientas y mecanismos adecuados para acceder a ellos.

Obligaciones del Gobernante

Pero un buen gobernante también debe prepararse toda su vida para contar con las herramientas que le permitan analizar, comprender y prever los escenarios de la realidad para gobernar mejor, para argumentar mejor, para liderar mejor y para pelear en mejores condiciones por el poder en la sociedad.

Aristóteles define la política como "la ciencia y el arte de gobernar". Porque gobernar, argumentar, liderar y luchar por el poder, son también actividades artísticas. Existen técnicas, pero esas técnicas serán más efectivas cuanto más virtuoso sea el ejecutante. Esas virtudes pueden potenciarse mucho más a partir de disponer de sólidos conocimientos que interpreten el escenario sobre el cual se despliega este arte. Y para eso está la ciencia. Para poder analizar, interpretar, comprender y prever los escenarios sobre los que se desenvuelve la práctica del gobierno. Ciencia y arte, arte y ciencia: la política y el gobierno. Una actividad que está muy vinculada a uno de los aspectos más velados en la sociedad: la gestión del poder. Un desafío para la pedagogía: actividad develadora e iluminadora a lo largo de toda la historia del hombre.

La ciencia y el arte de gobernar no sólo pueden ser enseñadas por académicos, sino también por aquellos que hayan ejercido la función de gobierno.

Los Gobernantes con buenas experiencias de gobierno pueden y deben enseñar a gobernar

Pero así como no todo artista puede enseñar el arte, tampoco cualquier gobernante puede enseñar la política. Tiene que ser un gobernante con la capacidad de comprender paradigmas y desafíos, la inteligencia para analizar modelos y la forma en que estos modelos se trasladan a las teorías "no formales”, y el sentido de la ética para manejar la cosa pública.

Debe poseer también el amor y la pasión por esta práctica, como para poder ayudar a los demás a comprender en qué consiste el gobierno. Este político puede enseñar a gobernar.

Este es el más interesante de los desafíos ante el que nos encontramos. Porque podemos estar convencidos de que se debe enseñar el gobierno, que es posible enseñar a gobernar, que conocemos a las personas que pueden enseñarlo, pero existen en nuestro país muy pocas experiencias sistemáticas o, menos aún, sistematizadas que sirvan como antecedentes para la enseñanza del gobierno. Cuando se les pregunta a los políticos cuáles fueron los aprendizajes que les permitieron desarrollar su actividad, la mayoría destaca la propia práctica y, en muchos casos, reconocen que lo aprendido en la educación formal carecía de utilidad al momento de tomar decisiones.

El modo de enseñar el gobierno es la Pedagogía de Gobierno

Para formular esta propuesta recurrimos, en primer lugar, a las propuestas de formación de los propios partidos donde pudieron observarse los contenidos que se priorizaban y los obstáculos y facilitadores que se presentaron en las experiencias de capacitación política.

En segundo lugar, a la educación de adultos, la animación socio-cultural, la capacitación laboral y la didáctica, que brindaron elementos conceptuales y metodológicos que ayudaron en esta construcción.

Por último, recurrimos al saber de los gobernantes, quienes, a través de sus textos y sus conversaciones, acercaron elementos del "oficio" incluido en la actividad de gobierno. Este fue un componente muy importante, ya que el desempeño de toda actividad reconoce elementos que no están vinculados a las disciplinas en las que se sustentan; y el gobierno no es la excepción.

La propuesta pedagógica y de investigación del Instituto de Políticas Públicas y Formación consiste en reconocer la integralidad de la acción de gobierno. Por esta acción entendemos la reconstrucción de la actividad a partir de los recortes que cada disciplina científica hace de la misma, por un lado, y de las referencias al "oficio" de gobernar, por el otro.

El primer aspecto resulta relevante desde la perspectiva de reconocer la existencia de un conocimiento sistemático acerca de la actividad.

El segundo aspecto adquiere importancia en la medida que posee una gran potencialidad para cortar transversalmente los conocimientos contemplados en el primero.

Propuesta pedagógica y de producción del conocimiento

El objeto de los procesos de enseñanza y aprendizaje en este Instituto se van construyendo a partir del análisis, la reflexión y la acción de los procesos decisorios en el campo de lo público.

Los diseños programáticos y curriculares en esta institución responden a criterios de pertinencia y aplicabilidad para la gestión de gobierno.

La propuesta promueve actividades de reflexión sobre la práctica del gobierno a partir del conocimiento de paradigmas, teorías y conceptos provenientes de diferentes disciplinas y visiones de la realidad.

Las cuestiones tratadas en los cursos y seminarios constituirán aspectos relevantes de las agendas políticas de la sociedad. La comprensión de éstas y las alternativas de resolución, se trabajarán a través de escenarios y situaciones simuladas, buscando reflejar el pluralismo de las opciones de gobierno y la multiplicidad de enfoques disciplinarios de cada cuestión.

Instituto de Políticas Públicas y Formación

El Instituto de Políticas Públicas y Formación está integrado por equipos que trabajan en la elaboración del programa de gobierno de Unión por la Libertad, ofrecen asesoramiento a los Bloques Parlamentarios y desarrollan estrategias de formación y capacitación de la dirigencia apuntado a generar herramientas, cuadros y programas para mejorar la calidad de la gestión de gobierno.